InstitutoTierraSanta
Perfiles
PERFIL DE LOS EDUCANDOS
13) El EDUCANDO es el sujeto protagónico del proceso enseñanza-aprendizaje.
14) El objetivo capital institucional es lograr la formación integral del educando: conciencia de ser creatura divina trascendente, dotada de una digna capacitación intelectual.

FORMACIÓN EN LA ESPIRITUALIDAD FRANCISCANA
15) Desde su ingreso en el Instituto, y acompañando su psicoevolución, debe lograrse que el educando:
a) Descubra las distintas presencias del Amor de Dios, que es Padre, Hijo y Espíritu Santo: en el prójimo, en la Naturaleza y en él mismo. En Su Palabra, en los siete sacramentos, en la Iglesia y su Magisterio y en la vida de los Santos. En la oración personal y comunitaria, y en todo otro acto religioso y/o humanamente vivificante.
b) Se sepa y sienta hijo de Dios Padre y al mismo tiempo hermano de Cristo, Redentor del género humano, junto a todas las criaturas, sin distinción de raza, credo, ni condición social.
c) Sea un testimonio vivo de los valores evangélicos como presencia de la Iglesia en el mundo y custodio de los santos tesoros.
d) Adquiera un profundo respeto a la personalidad de los demás que le permita aceptar al otro como un don de Dios.
e) Ame y sirva a sus semejantes con un profundo sentido de fraternidad, servicio y humildad.
f) Tenga una responsable actitud social, para fomentar la justicia, la paz y la hermandad rechazando cualquier acto de violencia.
g) Posea un sentido profundo de amor y respeto por la naturaleza tanto cósmica como propia.
h) Viva una actitud interior de humildad y obediencia consciente de su pequeñez y dependencia de Dios.
i) Opte por los valores trascendentes como el Bien, la Justicia, la Paz, la Verdad, la Vida, la Gracia, en lugar del materialismo, el hedonismo, la sensualidad o lo superfluo.
j) Manifieste una actitud de servicio que se anticipe a las necesidades de los demás, especialmente de los más pobres.
k) Testimonie y estimule a los demás a vivir las virtudes propias de la espiritualidad franciscana: sencillez, alegría, espíritu de devoción, cordialidad, cortesía, amabilidad, generosidad.
l) Ejercite y desarrolle su libertad y personalidad propias para conducirse en forma responsable, acorde con su vocación y sexo, aceptándolos como dones de Dios.

FORMACIÓN CULTURAL Y CIENTÍFICA

16) Desde su ingreso en el Instituto y acompañando su psicoevolución, debe lograrse que el educando:
a) Comprenda que el saber no es un fin, sino un medio para el desarrollo integral del ser humano.
b) Adquiera un criterio propio mediante una actitud crítica y reflexiva orientada a la verdad
c) Participe con esfuerzo, disciplina y fraternidad en las actividades deportivas, culturales y religiosas.
d) Valore del trabajo como instrumento del desarrollo humano y social.
e) Respete y promueva los derechos humanos individuales, sociales y religiosos.
f) Honre los símbolos patrios, la identidad nacional y la justicia social.







PERFIL DE LOS EDUCADORES
17) Los EDUCADORES DEL INSTITUTO TIERRA SANTA adhieren y se identifican con el Ideario y el Proyecto Educativo Franciscano para obrar en consonancia con ellos.
18) Son los agentes prioritarios en el acompañamiento, guía y testimonio de la educación franciscana de sus educandos. Por lo tanto, tienen el derecho y el deber de formarse para ello, con la asesoría de los directivos y los catequistas
19) Expresan la síntesis entre fe-vida-cultura-ciencia tanto en la cátedra como en su relación con los integrantes de la CEC.
20) Encarnan el espíritu franciscano que los identifica y distingue de otros educadores y lo testimonian en su labor docente frente al educando y en la tarea conjunta con los padres de familia
21) Dictan su cátedra según la recomendación de San Francisco: “Palabra sencilla y corazón generoso”.
22) Poseen una personalidad madura, responsable, justa, alegre, amable y comprensiva.
23) Se distinguen por su apertura al testimonio.
24) Respetan los derechos individuales de los educandos.
25) Viven la pobreza con un sentido evangélico, dando testimonio de paz y justicia.
26) Conocen las carencias y necesidades del medio social en que desarrolla su labor formativa.

ACTITUD DE LOS EDUCADORES RESPECTO DE SU LABOR PROFESIONAL


27) Los EDUCADORES DEL INSTITUTO TIERRA SANTA se comprometen a:
a) Impartir su cátedra integrando los contenidos conceptuales de la asignatura a la vida, de acuerdo con la fe católica.
b) Considerar que la vida es tiempo de formación y capacitación en un proceso permanente y progresivo.
c) Aleccionar a sus alumnos para que sean capaces de decidir rectamente y de responsabilizarse de sus actos.
d) Fomentar en los educandos actitudes de autonomía frente a determinadas situaciones que así lo exijan.
e) Promover el espíritu de fraternidad.
f) Corregir los errores de los educandos sin asperezas ni coacciones, sino justa, benigna y caritativamente a través de la confianza y el respeto.
g) Alentar a los educandos al logro de una voluntad que les permita vencer la indolencia, las pasiones, los vicios y cuanto esclaviza al hombre.
h) Enseñar a orar.
i) Propiciar la ofrenda, la conducta desinteresada y el espíritu de sacrificio.
j) Manifestar amor y respeto por la naturaleza enseñando el cuidado de los recursos naturales.
k) Capacitar a los educandos para que sean solventes en su futuro laboral y/o en sus estudios académicos.
l) Favorecer el desarrollo del recto sentido crítico de los acontecimientos de la vida.
m) Estimular el aprecio por el arte en sus diversas manifestaciones y ámbitos.
ACTITUD DEL EDUCADOR RESPECTO DE LAS FAMILIAS DE LOS EDUCANDOS

28) Los EDUCADORES DEL INSTITUTO TIERRA SANTA en relación con la vida familiar del educando:
a) Velarán y orientaran para que los valores Institucionales sean apoyados y vivenciados en el seno familiar.
b) Promoverán la participación de las familias en las actividades y eventos escolares que así lo requieran.







InstitutoTierraSanta